Share on Facebook5Tweet about this on TwitterShare on Google+17Share on LinkedIn1Share on StumbleUpon0Buffer this page

Anteriormente vimos una de las formas más básicas para realizar modificaciones al CSS de un tema WordPress sin necesidad de tocar sus archivos originales. Se trataba de un método rápido y eficiente, ideal para aquellos que sólo necesitan hacer pequeños retoques en su página web de forma puntual.

Hoy vamos a echarle un vistazo a la técnica de facto para personalizar temas WordPress de pies a cabeza. Con ella tendrás mucha más libertad para modificar la apariencia de tu sitio, pudiendo cambiar cualquiera de las plantillas de tu tema sin miedo a perder esos cambios durante una actualización. Se trata de la creación de temas hijo.

Qué Son Los Temas Hijo

En pocas palabras, un tema hijo es un tema WordPress que funciona como cualquier otro, con la diferencia de que hereda todas las funciones y plantillas de un tema padre. Están pensados para modificar los archivos originales de un tema WordPress sin tener que tocar los originales.

Utilizar un tema hijo para tu página web tiene numerosas ventajas: por un lado, te permite modificar o añadir nuevas funciones al tema original, pudiendo así hacer cambios de una forma rápida y segura. Por otro lado, son una forma de hacer cambios reversibles que luego puedes echar atrás, ya que en ningún momento se modifican los archivos del tema padre.

Cómo crear un tema hijo en WordPress

Crear un tema hijo en WordPress es realmente sencillo. Puedes crearlos y hacer modificaciones sin utilizar ninguna herramienta en particular, aunque yo recomiendo tener a mano un cliente FTP como FileZilla para subir archivos nuevos y actualizarlos. Dado que un tema hijo está pensado para aplicar modificaciones a tu página en WordPress, seguramente te será más fácil si puedes sobreescribir archivos antiguos mediante FTP.

Primero, crea una carpeta con un nombre alternativo a tu tema original, como por ejemplo mitema-hijo. Puedes elegir el nombre que más te guste, aunque preferiblemente debe ser identificativo. Dentro de esta nueva carpeta debes crear un archivo CSS llamado style.css, igual que en tu tema padre. Para hacerlo, puedes crear el archivo desde cero, o bien copiarlo directamente desde el tema padre.

Una vez tengas este archivo, ábrelo y añade la siguiente cabecera al principio del archivo. Si has copiado el archivo a partir del tema original, es recomendable vaciarlo por completo y añadir la cabecera:

/*   
	Theme Name: Mi Tema Hijo
	Description: Descripción tel tema.
	Template: TEMAPADRE
	Version: 1.0.0
*/

@import url("../CARPETATEMAPADRE/style.css");

Aquí puedes elegir el nombre, descripción y versión que más prefieras para tu tema hijo. También puedes añadir cualquiera de los campos adicionales que pueden tener los temas para identificar al autor, la URL del tema, u otros. Lo que sí debes tener en cuenta es cambiar TEMAPADRE por el nombre de tu tema padre. Con esto indicaremos cuál es el tema original que estamos modificando.

En la última línea, también deberas cambiar CARPETATEMAPADRE por el nombre de la carpeta en la que esté guardado el tema original. Con esto todos los estilos de dicho tema serán utilizados, y podrás añadir modificaciones de forma selectiva en lugar de tener que trabajar con la hoja de estilos completa.

Para este tipo de cosas puedes recurrir a la misma técnica que vimos en la anterior entrega de esta guía.

Utilizando temas hijo

Los temas hijo funcionan mediante el principio de herencia: sólo necesitas incluir aquellos archivos que quieras modificar, y los faltantes se tomarán directamente del tema padre. Por ejemplo, si deseas modificar la apariencia de tus páginas, puedes copiar el archivo page.php del tema original a tu tema hijo, y modificarlo como desees. Esto hará que WordPress utilice el archivo de tu tema hijo en lugar del original.

Si por el contrario decides no incluir ese archivo, entonces se utilizará el original. En el caso de las diferentes plantillas del tema, WordPress siempre buscará primero en el tema hijo, y después en el tema padre.

temas-hijo-herencia

Al utilizar temas hijo, siempre es preferible añadir únicamente los archivos que desees modificar, en lugar de copiarlos todos. Es una forma mucho más simple de gestionar tus personalizaciones ya que te permitirá hacer un seguimiento de los archivos que has modificado, mientras que de la otra forma puede que existan muchos archivos que sean idénticos a los originales.

Ampliando la funcionalidad del tema original

Antes había mencionado que con un tema hijo es posible modificar o ampliar las funciones originales de tu tema. Esto lo puedes lograr al incluir en tu tema hijo el archivo functions.php, el cual está pensado para incluir todas las funciones PHP de un tema en un solo sitio. En el caso de los temas hijo, este archivo se ejecuta junto con el que hay en el tema padre, pero teniendo una mayor prioridad. En este archivo podrás incluir todo tipo de modificaciones a las funciones originales del tema, siempre y cuando éstas sean compatibles con temas hijo.

Más adelante veremos formas más avanzadas de personalizar el comportamiento y apariencia de un tema WordPress, mediante el uso de plantillas y ganchos. Los temas hijo son sólo una base sobre la cual trabajar, ya que dan lugar a muchas posibilidades para personalizar tu sitio WordPress.

Share on Facebook5Tweet about this on TwitterShare on Google+17Share on LinkedIn1Share on StumbleUpon0Buffer this page

Crea tu página web como hacen los expertos.

Apúntate a un curso de 5 días que te enseñará a crear tu página web en WordPress. Sin tener que programar, y utilizando herramientas que te ahorrarán horas de trabajo.

An error occurred. Please try again and make sure all form fields are filled out.
¡Ahora estás apuntado! Revisa tu email.