Share on Facebook8Tweet about this on TwitterShare on Google+20Share on LinkedIn0Share on StumbleUpon0Buffer this page

Muchas veces he dicho que el elemento clave para tener éxito en cualquier negocio online es la prueba y error. Aún teniendo una gran cantidad de información a nuestro alcance con herramientas como Google Analytics, siempre es necesario realizar experimentos con tácticas y estrategias nuevas, para así descubrir qué es lo que nos dará mejores resultados.

La forma más sencilla de realizar este tipo de experimentos es con pruebas A/B. Se trata de una técnica simple pero efectiva, que te permitirá tomar decisiones más acertadas a la hora de poner rumbo a tu tienda online. Y si utilizas WordPress para gestionar tus contenidos, lo tienes más fácil que nunca.

La falacia de los caso de éxito

Si acostumbras a leer muchos artículos por la web, es posible que te hayas encontrado alguna vez con publicaciones del tipo “Cómo aumentar tu tráfico web en un 300%”, o “Las técnicas más efectivas para mejorar las conversiones“. Esta clase de artículos suele recomendar una serie de cambios y estrategias para tu página web, basándose en algún caso de éxito que haya dado grandes resultados.

El problema es que estas estrategias seguramente no te sirvan de nada.

Los casos de éxito están por todas partes, pero hay que tomárselos con precaución.

Los casos de éxito están por todas partes, pero hay que tomárselos con precaución.

El gran problema de este tipo de artículos es que se basan en casos muy concretos, realizados en circunstancias muy específicas. Tu página web es única, y el tipo de público que atraigas será sin duda muy diferente del que tenga un sitio de otro sector.

Si dos páginas web que no tienen nada que ver realizasen la misma estrategia, es muy posible que los resultados sean completamente dispares. Por esta misma razón, los artículos que hablan de los casos de éxito y de las estrategias para disparar tu tráfico web deben tomarse con mucha precaución– especialmente los que hablan de pequeños cambios con grandes repercusiones.

Realizar pruebas y experimentos

En su lugar, la forma correcta de hacer crecer tu página es mediante la experimentación constante.

Los casos de éxito anteriomente mencionados no han ocurrido al azar, sino todo lo contrario: son producto de probar, una y otra vez, qué es lo que funciona y lo que no hasta llegar a una solución que genera el mayor beneficio posible.

Si encuentras un artículo que habla acerca de “Cómo un blog ha incrementado las suscripciones a su newsletter en un 452%“, es muy posible que dicho blog haya realizado todo tipo de experimentos. Esto puede traducirse en cambios en el diseño, contenidos diferentes, o incluso una estrategia de marketing totalmente diferente.

Y la forma más básica de hacer estos experimentos es con Pruebas A/B.

Qué son las pruebas A/B y por qué hacerlas

Las pruebas A/B, o AB Testing, es una técnica mediante la cual puedes comparar dos versiones distintas de una misma página para saber cuál es más efectiva.

La forma de realizar este experimento es simple: para una página de tu sitio web, se crean dos versiones prácticamente iguales, pero con alguna pequeña diferencia– por ejemplo, el color de un botón o los textos de llamada a la acción.

De toda la gente que visite tu página, a la mitad se les mostrará únicamente una de las versiones (la Variante A), mientras que la otra mitad de tus visitantes sólo verá la otra (la Variante B).Así, podrás recolectar información acerca de cómo la gente reacciona a las dos versiones distintas, y cuál es más efectiva para cumplir con los objetivos de tu sitio.

Un ejemplo práctico

Por ejemplo, tomemos el caso de CPOThemes, en donde hice hace poco una prueba A/B para medir la efectividad de la página de precios.

En esta prueba el objetivo era medir la efectividad de la página de precios, y saber qué diseño sería más efectivo para mejorar las conversiones. Así, la página que consiguiera un mayor número de clics en el botón de Subscribe Today sería la más apta– y que más ingresos generaría.

Para ello, creé dos variantes distintas de la misma página, y se repartirían equitativamente entre todas las visitas que la página de precios recibiera:

  • Variante A: Tres columnas de precios, incluyendo ventas individuales y temas gratuitos
  • Variante B: Una única columna con sólo el precio de las suscripciones
La variante B, con una única columna y más información.

La variante B, con una única columna y más información.

La variante A, con tres columnas de precios y datos sobre cada plan.

La variante A, con tres columnas de precios y datos sobre cada plan.

Estas dos variantes se publicaron durante un periodo de unas 2 semanas, para que pudiesen recoger suficiente información acerca de los visitantes y su reacción al ver los contenidos de cada una de ellas. Todo esto se grabó con Google Analytics, de forma que podía saber en todo momento cuándo alguien pulsaba en uno de los botones, o la tasa de rebote de cada variante.

¿El resultado? La Variante B tuvo un 16,4% más de clics en el botón Subscribe Today, lo que llevaba a más personas a completar el proceso de compra. Si visitas la página de precios de CPOThemes ahora mismo, podrás ver que la variante B es la que ha sido publicada al ser considerada más eficiente.

Aplicando las pruebas A/B

Como puedes ver, las pruebas A/B son una herramienta sencilla pero muy potente, que te permitirá saber más acerca del comportamiento de tu público.

Si te limitas a ver la información que Google Analytics te ofrece, sólo podrás conocer las páginas más populares de tu sitio y cómo fluyen las visitas de página a página. Realizando experimentos, sin embargo, podrás descubrir nuevas formas de mejorar las conversiones y obtener mayores ingresos con el mismo nivel de tráfico.

¿Has realizado pruebas A/B alguna vez? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

Share on Facebook8Tweet about this on TwitterShare on Google+20Share on LinkedIn0Share on StumbleUpon0Buffer this page

Crea tu página web como hacen los expertos.

Apúntate a un curso de 5 días que te enseñará a crear tu página web en WordPress. Sin tener que programar, y utilizando herramientas que te ahorrarán horas de trabajo.

An error occurred. Please try again and make sure all form fields are filled out.
¡Ahora estás apuntado! Revisa tu email.