Share on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+4Share on LinkedIn1Share on StumbleUpon1Buffer this page

Puede que te haya pasado a tí. Le dedicas muchas horas a tu página web, la base de tu negocio online. Pero aunque te esfuerzas en publicar contenidos de calidad en tu blog, las visitas parecen no llegar. Incluso puede que te estes preguntando: ¿qué estoy haciendo mal?

La razón por la que muchos proyectos web fracasan no es por falta de esfuerzo, ya que le dedican muchas horas. Más bien, es por falta de rumbo.

Navegar a la deriva

Imagina por un momento que tu proyecto web es un barco en medio del océano, sin rastro de tierra a la vista. Tu misión es llegar a buen puerto, pero… ¿Qué dirección hay que tomar?

Empezar a navegar sin rumbo o dejar que el barco se mueva con la marea es una solución sencilla– cuando tienes una página web o un blog, lo más fácil es empezar a escribir sobre cualquier cosa relacionada con tu negocio. Pero al cabo de un tiempo, puede que acabes nadando en círculos sin llegar a ningún lado.

Antes de empezar a publicar contenidos en tu página web, debes plantearte la siguiente pregunta: ¿Sirve lo que estoy haciendo para hacer crecer mi negocio? Trabajar continuamente en crear contenidos de calidad puede dar la sensación de que estás siendo productivo, pero eso no implica que estés siendo efectivo.

Como capitán de tu barco, tu deber es saber siempre hacia dónde se dirige tu navío. Y para eso, necesitas tener a mano tus cartas de navegación– es decir, definir tus objetivos.

Márcate objetivos inteligentes

Plantearse un objetivo es fácil. Pero existen muchas formas de hacerlo, y algunas más efectivas que otras. Por ejemplo, fíjate en el siguiente ejemplo:

Generar ingresos de forma estable con mi blog.

Seguramente se trata de un objetivo relevante para tus intereses. ¿Pero podrías saber, con sólo leerlo, qué hacer de forma inmediata para lograrlo?

Plantearse unos objetivos ambiguos y poco específicos hace que te puedas distraer fácilmente con otros asuntos, y malgastar tu esfuerzo en cosas que no te ayudarán a largo plazo. Este tipo de objetivos no te permite saber al instante cómo progresar, o saber si lo estás consiguiendo.

En cambio, observa el siguiente planteamiento:

Llegar los 200 suscriptores en mi lista de correo antes de terminar este mes.

Este es un objetivo SMART.

Se trata de una meta muy concreta, que se puede medir fácilmente, está directamente relacionada con nuestros intereses, y además te impone un plazo a cumplir. En otras palabras, es una meta realista y que está pensada para ser alcanzada.

Los objetivos SMART reúnen las siguientes características:

Son Específicos. Deben ser algo concreto y que te inspire a actuar, en lugar de una tarea muy ambigua o abstracta. La idea es saber qué hay que hacer exactamente y qué es lo que se consigue con él.

Son Medibles. Deben permitirte medir el resultado de tus esfuerzos, para saber si estás logrando tu cometido. Una forma muy eficaz de hacerlo es utilizar números y cifras para poder conocer el progreso de un objetivo.

Son Alcanzables. Han de consistir en metas realistas, y que se puedan alcanzar. Tu negocio online seguramente no va a ser el próximo Facebook, y de nada sirve compararse con él si no vas a poder conseguirlo.

Son Relevantes. Debe estar relacionado con tus metas a largo plazo, de forma que cumplir con este objetivo te acerque más a lo que quieres conseguir. La idea es elegir objetivos que sean esenciales.

Son Temporales. Debe ser de una duración determinada, con un principio y un final. Los objetivos están pensados para ser cumplidos, de forma que imponer un plazo ayuda a centrar los esfuerzos.

Cada vez que te plantees un objetivo para tu sitio, debes someterlo a examen y comprobar si realmente es un objetivo SMART. Con eso conseguirás concentrar todos tus esfuerzos de cara a tus metas a largo plazo, y asegurarte de que estás siempre en la dirección correcta.

Define los objetivos principales de tu sitio

Siguiendo el ejemplo del barco, tu página web es un vehículo para que tu negocio online llegue a buen puerto– es decir, tenga éxito. Muy seguramente, tu principal objetivo con tu página es ganarte un sustento y lograr que se convierta en un negocio rentable. Después de todo, es lo que todos queremos no?

Pero ese sólo es tu objetivo a largo plazo. Se trata de algo que te puede tomar mucho tiempo, y que además es muy ambiguo como para ser un objetivo SMART.

En su lugar, debes definir una serie de objetivos menores en tu sitio que puedas cumplir y medir. Cada uno de ellos debe acercarte poco a poco a tus metas principales.

Estos son sólo algunos ejemplos de objetivos que te puedes plantear:

  • Alcanzar 25000 visitas al mes antes del próximo mes
  • Escribir 5 comentarios al día en blogs relacionados durante una semana
  • Aumentar mis ingresos por afiliación un 10% en 30 días

Todos estos objetivos están orientados hacia cumpir tu objetivo principal, y deben verse como una serie de escalones que te acerquen poco a poco a tu destino final.

Trabaja de forma inteligente

Recuerda que tu esfuerzo sólo se verá recompensado si lo aplicas en la dirección correcta, y los objetivos SMART son una buena forma de conseguirlo. Antes de empezar a publicar en tu blog, asegúrate de saber cuáles son tus objetivos y así poder enfocar tus esfuerzos hacia las tareas que realmente importan.

Cuestionar cada una de las acciones que tomas, y analizar a fondo si realmente te están ayudando a salir adelante es algo que a la largate ayudará a crear un negocio online exitoso.

¿Has definido ya tus objetivos? ¿Cuáles son?

Share on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+4Share on LinkedIn1Share on StumbleUpon1Buffer this page

Crea tu página web como hacen los expertos.

Apúntate a un curso de 5 días que te enseñará a crear tu página web en WordPress. Sin tener que programar, y utilizando herramientas que te ahorrarán horas de trabajo.

An error occurred. Please try again and make sure all form fields are filled out.
¡Ahora estás apuntado! Revisa tu email.