Share on Facebook8Tweet about this on TwitterShare on Google+8Share on LinkedIn8Share on StumbleUpon1Buffer this page

Ya lo tienes claro. Has decidido crear un blog para empezar a dejar tu huella en Internet, y ya tienes pensado exactamente cuál va a ser tu temática. De hecho, has planificado bien tus objetivos y tienes tus primeros artículos en mente y estás listo para empezar a escribir.

Ahora viene lo importante: convertir esa idea en una realidad. Montar un blog no es difícil, pero hay detalles que te convendrá saber de antemano para tomar las decisiones correctas.

Qué necesitas para poner tu blog en marcha

Un blog, al igual que cualquier página web, se compone de dos elementos esenciales: un dominio, y un servicio de alojamiento. Estas dos piezas son los bloques fundamentales bajo los que funciona Internet, y si deseas tener un blog tendrás que contratarlos.

¿Qué es un dominio y un alojamiento?

Sin entrar mucho en las detalles técnicos, un dominio es la dirección de Internet que tendrá tu blog– es decir, la URL. Los dominios son lo que nos permiten tener direcciones con tu nombre o tu marca, y sin ellos no te quedaría más remedio que usar una dirección IP (por ejemplo 127.0.0.0).

Pero un dominio no sirve de nada sin un espacio de alojamiento que lo acompañe. Los dominios tienen que apuntar al lugar donde se hospedará tu blog; es decir, la máquina en donde estarán almacenados todos tus archivos, artículos y comentarios.

Los espacios de alojamiento se llaman así porque en realidad estás alquilando un ordenador en el cual cargar los archivos que harán funcionar tu página web. Cuando contratas un alojamiento web a una empresa de hosting, ellos te reservan un espacio dentro de uno de sus servidores para que puedas publicar tu blog en Internet.

¿Espera, puedo crear mi propio alojamiento?

En teoría, sí es posible montarte tu propio alojamiento desde casa usando tu PC. Pero eso significaría que tendrías que mantener el ordenador encendido siempre, y ocuparte de todo lo necesario para mantener tu blog en línea.

Los servicios profesionales de hosting están preparados para hacer esto, además de tener personal especializado en resolver cualquier problema con la red. Por eso, son siempre mucho más cómodos y efectivos.

El dominio

Contratar el dominio correcto es uno de los pasos más importantes para tu blog. El nombre que elijas definirá la dirección de tu página web, y es vital que tengas claro el nombre que buscas.

Normalmente, existen tres formas principales de dar nombre a tu página web:

Utilizar tu nombre. Si vas a crear un blog personal, puedes probar a utilizar un dominio con tu nombre. Eso te ayudará a que los visitantes sepan inmediatamente quién está detrás del blog, y si quieres crear marca personal suele ser la opción más sensata. un ejemplo sería este blog: manuelvicedo.com.

Utilizar una marca. En lugar de emplear tu nombre, también puedes crear una marca para tu blog. Un ejemplo de esto es nosinmiscookies.com, o recetasdebranding.com. Las marcas te sirven para separar tu nombre personal de las actividades del blog, como en el caso de una agencia de marketing online.

Utilizar un nombre optimizado. Por último, puedes elegir un nombre altamente optimizado para el SEO, como desarrolloweb.com o brandingpersonal.com. Esta clase de nombres se eligen con el objetivo de optimizar una página de cara al SEO, utilizando palabras clave dentro del dominio.

Dicho esto, mi recomendación es que siempre elijas una de las dos primeras opciones: o tu nombre, o el de una marca. Los dominios optimizados para el SEO pueden tener alguna ventaja para posicionar (aunque mínima), pero a cambio de eso sacrificas crear un nombre propio con el que se te pueda identificar.

Cómo contratar un dominio para tu blog

Los dominios los puedes contratar por medio de cualquier registrador autorizado, y aunque su precio puede variar, suelen valer unos 10€ al año.

El dominio que contrates no tiene porqué estár en el mismo proveedor que tu alojamiento web, ya que puedes elegir en todo momento a dónde apuntarlo– es decir, puedes redirigir a cualquiera que acceda a tu dominio a una dirección concreta.

Personalmente, yo siempre recomiendo utilizar Webempresa para hospedar tanto tu dominio como tu alojamiento, ya que tiene precios bastante competitivos y es bastante fácil de utilizar. Una de las ventajas de juntarlo todo con este proveedor es que el dominio te saldrá gratis.

Si deseas separar el dominio y el alojamiento, puedes recurrir a NameCheap. Se trata de un proveedor en inglés, pero que ofrece muy buenos resultados.

El alojamiento

Ahora necesitas un lugar donde hospedar tu página web. Como hemos dicho antes, el alojamiento será el espacio físico reservado para tu blog; es el sitio donde pondrás todos los archivos de tu página web, incluyendo tu instalación de WordPress.

A diferencia de los dominios, se debe ser mucho más precavido al escoger un servicio de hosting. Se trata de la parte más importante de tu página web, y de ello dependerá la velocidad y estabilidad de tu blog. Un buen hosting tiende a caracterizarse por los siguientes factores:

  • Tiene buena velocidad
  • Tiene tiempos de caída muy reducidos
  • Da buenas prestaciones
  • Ofrece soporte rápido y efectivo

Si vas en serio, te recomiendo gastar todo lo necesario para estar seguro de que recibirás un buen servicio. No vale la pena intentar ahorrarse dinero contratando un servicio mediocre, ya que después lo acabarás notando en la calidad del servicio. Por regla general, no está de más gastarse unos 8€ al mes al principio.

Cómo contratar un servicio de hosting web

Hoy en día existen muchas empresas a las que puedes acudir para contratar un servicio de hosting, pero debes elegir con cuidado. Ninguna empresa de alojamiento web es perfecta, y el truco está en encontrar una que te ofrezca un buen balance entre el precio, el nivel de soporte, y las prestaciones.

Tarde o temprano, te aseguro que deberás recurrir al servicio de soporte para resolver alguna incidencia, y para ello debes tener la seguridad de que responderán con agilidad.

Mi recomendación para el servicio de hosting es recurrir a Webempresa. Se trata de un servicio con buenas prestaciones en comparación con su precio, y que además responde bastante rápido ante las incidencias. Al ser una empresa de tamaño mediano, el trato con el cliente es bastante bueno, y no te tratarán como a un número más.

webempresa

Al contratar, puedes utilizar el código MANUELVICEDO y conseguir un 20% de descuento durante la compra. Visita Webempresa

Pon tu blog en marcha

Una vez contrates tu dominio y servicio de alojamiento, ya sólo te quedará instalar WordPress y empezar a funcionar, algo que veremos más adelante.

Ante todo, recuerda que tu hosting es una inversión; si deseas lanzar tu blog en serio debes asegurarte de que se mantenga operativo tanto como sea posible, y para ello deberás invertir en un buen servicio.

¿Has tenido alguna experiencia ya con un servicio de hosting? ¿Cómo ha sido?

Share on Facebook8Tweet about this on TwitterShare on Google+8Share on LinkedIn8Share on StumbleUpon1Buffer this page

Crea tu página web como hacen los expertos.

Apúntate a un curso de 5 días que te enseñará a crear tu página web en WordPress. Sin tener que programar, y utilizando herramientas que te ahorrarán horas de trabajo.

An error occurred. Please try again and make sure all form fields are filled out.
¡Ahora estás apuntado! Revisa tu email.